domingo, 29 de mayo de 2011

EL ADULTO MAYOR Y LA ALIMENTACIÓN

Después de los 60 años la nutrición y alimentación equilibradas son importantes para una buenasaludy calidad de vida, por eso debemos prestar atención en esta etapa de nuestra vida a los hábitos incorrectos y cambiarlos.
Generalmente, un adulto mayor sano (que no sufran ninguna enfermedad crónica) tiene requerimientos calóricos menores a los de un adulto joven, en plena actividad, por eso su dieta debe ser cuidada, controlada y moderada. Veamos consejos saludables para la alimentación de ancianos:
1. Comer varias veces al día en pequeños bocados.
2. Aumentar el consumo de fibra con galletas, pastas, arroces integrales, cereales, semillas, frutas, verduras, hortalizas y legumbres.
3. Aumentar el consumo de lácteos y alimentos ricos en calcio, pero deben ser desnatados o bajos en calorías.
4. Disminuir el consumo de grasas y colesterol, tanto en quesos duros o curados, carnes rojas, embutidos, chacinados, salchichas, bollería industrial y frituras.
5. Reducir el consumo de sal y azúcar en las comidas, así como el uso de aceites y mantequillas.
6. Beber mucha agua al día, entre 1,5 a 3 litros.
7. Disminuir el consumo de alcohol y bebidas relacionadas.
8. Cocinar preparaciones blandas para favorecer la masticación y digestión.
9. Comer acompañado todas las veces que sea posible, para disminuir sensaciones de soledad o angustia.