viernes, 21 de marzo de 2014

Poema de Mario Benedetti. A la Izquierda del Roble

   Bello Poema.  


No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
en el que uno puede sentirse árbol o prójimo
siempre y cuando se cumpla un requisito previo.
Que la ciudad exista tranquilamente lejos.

El secreto es apoyarse digamos en un tronco
y oír a través del aire que admite ruidos muertos
cómo en Millán y Reyes galopan los tranvías.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico siempre ha tenido
una agradable propensión a los sueños
a que los insectos suban por las piernas
y la melancolía baje por los brazos
hasta que uno cierra los puños y la atrapa.

Después de todo el secreto es mirar hacia arriba
y ver cómo las nubes se disputan las copas
y ver cómo los nidos se disputan los pájaros.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
ah pero las parejas que huyen al Botánico
ya desciendan de un taxi o bajen de una nube
hablan por lo común de temas importantes
y se miran fanáticamente a los ojos
como si el amor fuera un brevísimo túnel
y ellos se contemplaran por dentro de ese amor.

Aquellos dos por ejemplo a la izquierda del roble
(también podría llamarlo almendro o araucaria
gracias a mis lagunas sobre Pan y Linneo)
hablan y por lo visto las palabras
se quedan conmovidas a mirarlos
ya que a mí no me llegan ni siquiera los ecos.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero es lindísimo imaginar qué dicen
sobre todo si él muerde una ramita
y ella deja un zapato sobre el césped
sobre todo si él tiene los huesos tristes
y ella quiere sonreír pero no puede.

Para mí que el muchacho está diciendo
lo que se dice a veces en el Jardín Botánico

ayer llegó el otoño
el sol de otoño
y me sentí feliz
como hace mucho
qué linda estás
te quiero
en mi sueño
de noche
se escuchan las bocinas
el viento sobre el mar
y sin embargo aquello
también es el silencio
mírame así
te quiero
yo trabajo con ganas
hago números
fichas
discuto con cretinos
me distraigo y blasfemo
dame tu mano
ahora
ya lo sabés
te quiero
pienso a veces en Dios
bueno no tantas veces
no me gusta robar
su tiempo
y además está lejos
vos estás a mi lado
ahora mismo estoy triste
estoy triste y te quiero
ya pasarán las horas
la calle como un río
los árboles que ayudan
el cielo
los amigos
y qué suerte
te quiero
hace mucho era niño
hace mucho y qué importa
el azar era simple
como entrar en tus ojos
dejame entrar
te quiero
menos mal que te quiero.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero puedo ocurrir que de pronto uno advierta
que en realidad se trata de algo más desolado
uno de esos amores de tántalo y azar
que Dios no admite porque tiene celos.

Fíjense que él acusa con ternura
y ella se apoya contra la corteza
fíjense que él va tildando recuerdos
y ella se consterna misteriosamente.

Para mí que el muchacho está diciendo
lo que se dice a veces en el Jardín Botánico

vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
sólo de a ratos parecía
que iba a vivir
que iba a vencernos
pero los dos fuimos tan fuertes
que lo dejamos sin su sangre
sin su futuro
sin su cielo
un niño muerto
sólo eso
maravilloso y condenado
quizá tuviera una sonrisa
como la tuya
dulce y honda
quizá tuviera un alma triste
como mi alma
poca cosa
quizá aprendiera con el tiempo
a desplegarse
a usar el mundo
pero los niños que así vienen
muertos de amor
muertos de miedo
tienen tan grande el corazón
que se destruyen sin saberlo
vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
y qué verdad dura y sin sombra
qué verdad fácil y qué pena
yo imaginaba que era un niño
y era tan sólo un niño muerto
ahora qué queda
sólo queda
medir la fe y que recordemos
lo que pudimos haber sido
para él
que no pudo ser nuestro
qué más
acaso cuando llegue
un veintitrés de abril y abismo
vos donde estés
llevale flores
que yo también iré contigo.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
que sólo despierta con la lluvia.

Ahora la última nube a resuelto quedarse
y nos está mojando como alegres mendigos.

El secreto está en correr con precauciones
a fin de no matar ningún escarabajo
y no pisar los hongos que aprovechan
para nadar desesperadamente.

Sin prevenciones me doy vuelta y siguen
aquellos dos a la izquierda del roble
eternos y escondidos en la lluvia
diciéndose quién sabe qué silencios.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero cuando la lluvia cae sobre el Botánico
aquí se quedan sólo los fantasmas.

Ustedes pueden irse.
Yo me quedo.
 
    Hermoso Poema de Mario  Benedetti.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Remedios Naturales para la Diabetes


---Lavar pefectamente un manojo de berro y picar. Luego, colocar en la licuadora junto con un vaso de agua. Batir por unos instantes y colar. Tomar este jugo todas las mañanas.

---Hervir durante 5 minutos 2 cucharadas de orégano en 1 taza de agua. Tomar 1 taza diaramente.


-- Lavar, partir por la mitad y extraer el jugo de 1 toronja (pomelo) Tomar este jugo diariamente en especial por la mañana. Si desea puede mezclarlo con un poco de agua.

---Verter 1 cucharadita de flores de milenrama en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, dejar reposar y colar. Tomar tres tazas al día durante seis meses. La milenrama posee algunos de los mismos ingredientes activos de a insulina. De allì que sea beneficiosa para controlar la diabetes.

--- Poner en una taza de agua hirviente 1 cucharadita de hojas de nogal, 1 de salvia y 1 de diente de león. Tapar, dejar reposar y colar. Beber 1 taza veces al día.

--- Poner a macerar, previamente lavado, 2 guayabas agrias en medio litro agua.

Luego, a la mañana siguiente, colar y tomar esa agua varias veces al día hasta que se acabe la preparación.

---Dejar, en remojo, 2 cucharadas de hojas de arándano en 1/2 taza de agua durante 3 horas. Después, agregar 1/2 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y esperar 15 minutos. Tomar una taza tres veces al día.

Semillas de Linaza
Las semillas de linaza por su alto contenido de fibra, permiten al cuerpo metabolizar mejor el azúcar en la sangre. Disuelva una o dos cucharadas en agua o jugo diluído en agua y bébalo antes de las comidas.

Alimentos Recomendados para combatir la diabetes
Se sugiere el consumo de alcachofas, repollo, ajo, ejotes y frutas secas, así como eliminar el consumo de café, té, alcohol, chocolate y sal.


Cardo Mariano
Esta hierba medicinal es excelente para disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Puede comprarse en cápsulas y se toma de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

Grasas
Se recomienda que las grasas que se consuman sean de origen vegetal como del aguacate y de nueces y almendras.

Infusión de Eucalipto
Ponga a hervir durante cinco minutos tres hojas tiernas de eucalipto en medio litro de agua. Tome tres tacitas al día.

Alcachofa
Se hace un cocimiento en agua de las hojas, tallos o raíces de esta planta, se toma dos o tres vasos al día, es tónico.

Nopal y Sábila
Se prepara un licuado con un trozo de sábila y una penca de nopal limpias y sin espinas. Se licuan en agua y se bebe lentamente antes de la comida del mediodía.
Gracias a mi Amigo. Guillermo.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Diabetes y Depresión en adultos mayores.

Diabetes y depresión en adultos mayores
Alguna vez todos hemos estado deprimidos, pero ¿sabias que los adultos mayores con diabetes son casi el doble de propensos a sufrir depresión? Es verdad. Se estima que el 28% de los adultos con diabetes experimenta depresión, el cual es el doble del promedio general para todos los adultos mayores en EEUU.2

La depresión es una condición seria que afecta las habilidades de planeación y organización. La gente adulta que sufre de depresión pueden dejar de monitorearse la glucosa, olvidan tomar sus medicamentos e incluso no comer y dejar de hacer ejercicio.

Debido a que la depresión puede provocar severas repercusiones, es peligroso asumir que esta condición es “pasajera” o es simplemente una “etapa” que tu ser querido tiene que pasar.

Mantente alerta de los signos de advertencia y si notas algunos de los siguientes síntomas, consulta con el médico sobre las opciones que tienes para tratarlo:

Los síntomas de la depresión pueden ser:

·         Tristeza,
·         Inhabilidad para disfrutar de actividades que comúnmente le daban placer,
·         Insomnio aunado a levantarse muy temprano,
·         Excesiva pérdida de peso o anorexia,
·         Sentirse desahuciado,
·         Sentirse desmotivado,
·         Con culpa excesiva y
·         Con pensamientos suicidas.

¿Qué puede hacer la persona responsable del cuidado?

Cuando un individuo sufre de un pobre control de la diabetes aunado a una depresión, ambas enfermedades requieren tiempo y un tratamiento agresivo. Existen varias cosas que puedes hacer para que tu familiar se recupere de la depresión, incluyendo:
  • Si tiene la aprobación del médico, incorporar caminatas diarias o alguna otra forma de ejercicio en la rutina del miembro del familiar. El ejercicio regular no solo mejorará el control de la diabetes y el estado de ánimo, sino que las caminatas son una forma de ejercicio segura para la mayoría de los adultos mayores.
  • Asesoria psiquiátrica combinada con algún medicamento prescrito es una forma efectiva para tratar la depresión. Pregúntale al médico familiar sobre este tipo de tratamiento combinado.
  • Si el médico prescribe un antidepresivo, asegúrate de conocer los posibles efectos secundarios que puede provocar, así como las posibles interacciones entre medicamentos.       
  • Antidepresivos Triciclícos no deben ser suministrados regularmente a adultos mayores con diabetes. Más del 30% de la gente con diabetes, el usar estos medicamentos experimenta niveles bajos de glucosa en la sangre, seguido de un periodo de aumento de peso y subsecuentemente elevados niveles de glucosa.
  • Paroxetina y mirtazapina se les asocia con un significativo aumento en el peso y deben ser evitados por personas con sobrepeso con diabetes.
  • Revisa regularmente revisa el cuidado diario de tu familiar para asegurar que los niveles de glucosa se están monitoreando, que ingiera sus alimentos y tome sus medicamentos adecuadamente.

DEPRESIÓN EN EL ADULTO MAYOR

La depresión


En esa página se plantea lo que es la depresión, sus síntomas y sus clases. Se pone de relieve la relación que tiene con la tristeza, lo que permite abordar su tratamiento desde un punto de vista psicológico. Se resumen las teorías psicológicas sobre las causas de la depresión y los diferentes tratamientos psicológicos que han demostrado su eficacia para superarla. También se mencionan algunas técnicas para evitar las recaídas.

El tratamiento psicológico de la depresión



Definición de depresión

Se define en general por sus síntomas que pueden parecer enfermedades somáticas (dolores, cansancio, etc.)
La clasificación más clásica distingue tres clases de síntomas:
  1. Cognitivos.
  2. Afectivos.
  3. Motores o conductuales.
Un elemento importante a destacar es la tríada depresiva: pensamientos negativos acerca del yo, el mundo y el futuro.

Clases de depresión

El DSM-IV da pautas que distinguen diversas formas de depresión en función de su gravedad, duración, síntomas, etc.
Desde el episodio depresivo agudo hasta los trastornos distímicos que tienen más que ver con trastornos de personalidad.

Trastorno depresivo mayor.

El DSM-IV expone las características básicas del episodio depresivo mayor de esta forma:
A) Durante al menos 2 semanas, presencia casi diaria de al menos cinco de los siguientes síntomas, incluyendo el 1) o el 2) necesariamente.
  1. Estado de ánimo deprimido.
  2. Disminución del placer o interés en cualquier actividad.
  3. Aumento o disminución de peso/apetito.
  4. Insomnio o hipersomnio.
  5. Agitación o enlentecimiento psicomotor.
  6. Fatiga o pérdida de energía.
  7. Sentimientos excesivos de inutilidad o culpa.
  8. Problemas de concentración o toma de decisiones.
  9. Ideas recurrentes de muerte o suicidio.
B) Interferencia de los síntomas con el funcionamiento cotidiano.
C) No debido a medicamentos, drogas o una condición médica general (p.ej. hipotiroidismo).
D) No asociado a la pérdida de un ser querido ocurrida hace menos de 2 meses (excepto en casos de marcado deterioro en el funcionamiento)

Otras clasificaciones

Cabe distinguir entre depresión reactiva y depresión endógena, aunque sea una clasificación que ya no se use, a veces todavía se emplea. La depresión reactiva es cuando se conoce la causa que la ha originado, si no se conoce se suele decir que es una depresión endógena.

Análisis funcional

Hay que distinguir lo que es diagnóstico de análisis funcional.
El diagnóstico considera la depresión como una enfermedad con unos síntomas y unas causas, aunque estas casi nunca se mencionan.
El análisis funcional define la conducta problema de forma concreta y explícita y estudia sus relaciones con elementos del contexto personal y social del paciente, en concreto hace hincapié en los antecedentes (próximos y remotos) y los consecuentes y en los pensamientos y sentimientos. Es decir, estudia también los aspectos emocionales, cognitivos y conductuales que se asocian a la conducta problema.
En el análisis funcional influyen de forma determinante la teoría que apliquemos de la depresión. O lo que es lo mismo a través del análisis funcional se han desarrollado algunas teorías que explican la depresión.

Emoción: tristeza y depresión

La tristeza es una emoción que tiene su origen en la pérdida de algo querido y como función la de pedir ayuda. En casos extremos, su duración o intensidad la hace disfuncional y se convierte en patológica y aparece la depresión.
La visión de la depresión desde esta perspectiva permite ver la depresión en lugar de cómo una enfermedad como un problema de aprendizaje manejable. Esto no significa que no pueda haber alguna vez que se dé una depresión debida a una enfermedad que provoque un desequilibrio en los neurotransmisores sin que se dé un cambio en el contexto social. Pero también es cierto que, cuando ha aparecido una depresión, el contexto social cambia, fundamentalmente por los cambios en el comportamiento de la persona y los neurotransmisores se desequilibran para ajustarse a la conducta depresiva de la persona.

Medida de la depresión

Cuestionario de depresión de Beck.

Teorías que explican la depresión

Existen varias teorías que intentan dar razones de la depresión:

1. La teoría conductual: como falta de refuerzo.

La depresión se debe a una falta de refuerzos que hace que el que la padece no actúe. Debido a la inactividad el deprimido no encuentra refuerzos en la sociedad y en consecuencia la depresión se perpetúa.
Según esta teoría el tratamiento consiste en una programación de actividades que comienzan a dar al sujeto los refuerzos que necesita. Una vez que comienza se establece una realimentación positiva. Uno de los problema con los que plantea el depresivo es que dice que no tiene fuerzas para hacer nada, que cuando se le cure la depresión y se siente bien es cuando saldrá y hará las cosas que le apetecen. Se trata de plantearle lo contrario, cuando te mueves te refuerzan y te sentirás bien y con más ganas de seguir.

2. La teoría cognitiva: la depresión como resultado de pensamientos inadecuados.

La depresión se debe a una distorsión cognitiva, en la que el depresivo distorsiona la realidad viéndose de forma negativa en la triada cognitiva, el mismo, el mundo y el futuro.
El tratamiento consiste en detectar los pensamientos automáticos negativos de los sujetos y analizarlos y cambiarlos racionalmente. La aportación que se puede dar desde el punto de vista corporal es que las sensaciones que sentimos son debidas a pensamientos automáticos. Cuando pensamos mucho sobre un tema vamos reduciendo el pensamiento de forma que generalizamos y dejamos indicado el contenido y lo único que sentimos es la preparación para actuar que nos deja, es decir, la emoción y la sensación asociada. Se puede analizar de esta forma el pensamiento automático de tal manera que el deprimido ve claramente la relación entre la sensación y el pensamiento, de hecho basta con preguntarle respecto a la sensación para que sepa a que se debe y que es lo que en realidad la sensación le dice. Una vez que se descubre el pensamiento automático a veces se puede desmontar de forma racional, pero otras es preciso hacer algún experimento para comprobar que no responde a la realidad o realizar cambios conductuales para que el paciente para que pueda apreciar la realidad. Uno de los problemas que ocurre con este tipo de pensamientos automáticos es que se confirman a sí mismos. El paciente se siente incapaz de actuar y esto le produce una sensación que le deja tan caído que en efecto no puede actuar.

3. La indefensión aprendida: la incapacidad para poder resolver algún problema.

Asociada con esta está la teoría de la desesperanza. El problema es la pérdida de la esperanza de conseguir los refuerzos que queremos.

4. Teoría biológica.

La depresión, según esta teoría está originada por un desequilibrio de los neurotransmisores. Está demostrado que cuando estamos deprimidos tenemos ese desequilibrio y que cuando tomamos la medicación adecuada, los neurotransmisores se equilibran y nuestro estado de ánimo cambia. Ahora bien, no podemos quedarnos solamente en esta teoría, puesto que si la depresión que tiene es reactiva a una situación, hasta que la situación no se solucione se siguen dando las condiciones para que se perpetúe aunque se tomen antidepresivos.
En realidad se pueden aplicar todas las teorías y explicar los síntomas de la depresión en función de cada una de ellas.

Relación entre la ansiedad y depresión

Se consideran categorías diagnósticas diferentes, pero suelen estar íntimamente relacionadas. La explicación más clara se refiere a la depresión que surge de un intento de solucionar un problema. La solución del problema supone un esfuerzo que genera una ansiedad que se va incrementando a medida que se comprueba que no se puede solucionar el problema. En ese momento aparece la depresión, pero lógicamente no se abandona del todo el intento de solución del problema con lo cual la ansiedad persiste asociada a la depresión.
Cuando se da esta asociación para el tratamiento, se tiene que definir el problema pendiente para poder iniciar el tratamiento psicológico.

Tratamientos

  1. Tratamientos farmacológicos.
  2. Tratamientos cognitivos.
  3. Tratamientos conductuales.

Tratamiento Conductual



Tratamientos Cognitivo Conductuales

Los modelos cognitivos consideran al hombre un sistema que procesa información del medio antes de emitir una respuesta. El hombre clasifica, evalúa y asigna significado al estímulo en función de su conjunto de experiencias provenientes de la interacción con el medio y de sus creencias, suposiciones, actitudes, visiones del mundo y autovaloraciones.
Beck afirma que en los trastornos emocionales existe una distorsión sistemática en el procesamiento de la información, que produce unos pensamientos irracionales que son la causa de la depresión. Según este modelo, la perturbación emocional depende del potencial de los individuos para percibir negativamente el ambiente y los acontecimientos que les rodean.
Los objetivos a conseguir durante la terapia cognitivo conductual son:
1. Aprender a evaluar las situaciones relevantes de forma realista.
2. Aprender a atender a todos los datos existentes en esas situaciones.
3. Aprender a formular explicaciones racionales alternativas para el resultado de las interacciones.
4. Añade una parte conductual importante con los experimentos conductuales. Consisten en poner a prueba los supuestos irracionales desadaptativos llevando a cabo comportamientos diferentes de acuerdo con las alternativas racionales que se han generado de manera que proporcionen oportunidades de éxito para un repertorio mas amplio de cara a la interacción con otras personas y a la resolución de problemas.
Se usarán técnicas cognitivas y conductuales. En las primeras fases del tratamiento se suelen emplear técnicas conductuales a fin de acercarse al nivel de funcionamiento que tenía el paciente antes de la depresión. Conseguido esto se van utilizando un mayor número de técnicas cognitivas que requieren un razonamiento abstracto y que van a servir como acceso a la organización cognitiva del paciente, para buscar distorsiones cognitivas base en los pensamientos negativos y automáticos.
Entre las técnicas conductuales podemos reseñar: la programación de actividades y asignación de tareas graduales, la práctica cognitiva y el entrenamiento asertivo. En las técnicas cognitivas destacamos en entrenamiento en observación y registro de cogniciones, demostrar al paciente la relación entre cognición, afecto y conducta, etc
La intervención irá completada de técnicas de reatribución y para modificar imágenes, así como de distintos procedimientos para aliviar los síntomas afectivos.

Psicoterapia Interpersonal para la depresión

Trata la depresión como una enfermedad asociada a una disfunción en las relaciones personales.
Las disfunciones que tiene en cuenta son:
  1. Duelo. Se trata de asumir una pérdida.
  2. Disputas de papeles. Por discusiones en la pareja o con los padres o con los hijos. El problema puede ser por falta de habilidades para conseguir lo que quiere o por tener las expectativas demasiado altas o que no coinciden en la pareja.
  3. Transición en el rol social. Puede ser en el trabajo cuando se cambia de situación tanto por una promoción como por pasar al paro.
  4. Déficit interpersonal. Se manifiesta en aislamiento social.

Técnicas para evitar las recaídas

El autor ha amplíado este tema con el tratamiento de la depresión recurrente y la crónica en la página:

Esquemas disfuncionales de la infancia

En la infancia aprendemos esquemas de funcionamiento que se automatizan para economía de nuestro comportamiento. Por ejemplo aprendemos a hablar, a andar, a escribir y lo automatizamos. Igualmente aprendemos a enfrentarnos a situaciones que son cotidianas y a reaccionar a determinados sucesos, como enfrentamientos, abandonos, etc. y los automatizamos. El problema surge cuando un aprendizaje que sería correcto en aquellas circunstancias no lo es cuando nos convertimos en adultos, porque las circunstancias han cambiado o porque tenemos habilidades y posibilidades que no teníamos cuando éramos pequeños. Estos esquemas se disparan de forma automática y nos pueden producir una sensación o un estado de ánimo depresivo de forma crónica, sin razones claras. El tratamiento de estos esquemas se puede hacer de acuerdo con el protocolo de Arntz, (1999)
Otra aproximación al tratamiento de esquemas disfuncionales se puede ver en 

Mindfulness: conciencia plena

Uno de los problemas que presenta el tratamiento farmacológico, y en menor medida el cognitivo conductual, es el alto porcentaje de recaídas. Teasdale y sus colaboradores han desarrollado un tratamiento que tiene el objetivo prevenirlas. Se basa fundamentalmente en el núcleo del tratamiento que Linehan propone para el trastorno límite de la personalidad y, sobre todo, en las técnicas de Kabat-Zinn para aprender meditación. Las relaciones de esta aproximación con la Terapia de Aceptación y Compromiso de Hayes son evidentes.


Metáfora terapéutica de la semana




Romper con la pareja


Una de las cosas más dolorosas por las que podemos pasar en la vida es la ruptura con nuestra pareja. Es más dolorosa todavía cuando quien ha roto no hemos sido nosotros. Siempre nos dolerá, aunque seamos nosotros quienes rompamos y sepamos que salimos de una relación negativa, porque siempre supone un fracaso y la pérdida de muchas ilusiones. Para evitar ese dolor, a nosotros mismos o al otro, podemos pensar en hacer la ruptura poco a poco, con el riesgo de volver una y otra vez a dar alas a las ilusiones que nos han unido.
Es como si cuando tenemos un esparadrapo en una herida y lo queremos quitar, lo hacemos poco a poco o, incluso, lo volvemos a pegar, porque nos duele y, para evitarlo, decidimos quitarlo.

domingo, 23 de febrero de 2014

Cuestión de actitud en los Adultos Mayores.

     La vejez marca el ingreso al mundo del tiempo libre como ruptura de las obligaciones.
    El tema se puede abordar desde una perspectiva múltiple: por el lado de las posibilidades y dificultades.
    Posibilidades, en cuanto uno piensa que la persona está en condiciones de hacer aquéllas actividades que deseó toda su vida pero que no tuvo oportunidades de concretar y Dificultades en tanto todo toma valor a partir de lo que uno produce económicamente.
    Si antes faltó tiempo, ahora sobra. Si antes sobró actividad, ahora falta.
    Detrás de cada conducta siempre hay una necesidad. Las necesidades mueven las conductas y son los aspectos din{amicos de la personalidad.
    Una vida con calidad significa para el adulto mayor, un encuentro entre el reconocimiento de sus necesidades y la búsqueda eficaz de su satisfacción.
    Las necesidades humanas son tanto las materiales básicas como el conjunto de necesidades no materiales tales como las de participación, creación, reflexión... y todas constituyen un sistema de modo que la satisfacción de unas y otras están mutuamente condicionadas.
    Todas estas necesidades se consideran necesidades objetivas; las necesidades subjetivas son el estado de carencia sentido por las personas. Esta diferencia entre necesidades objetivas y subjetivas permite decir que puede haber un estado de carencia o de necesidad no satisfecho, aún cuando las personas afectadas no sientan esta carencia.
    Comenzar a escuchar lo que quiero y necesito y no sólo lo que debo, lo que viene de adentro mío y lo que viene del contexto, produce modificaciones en la persona.
    La calidad de vida se expresa a través de las conductas que (el adulto mayor) tiene para sí mismo y para con la comunidad.
    El tiempo libre  como calidad de vida, es fundamentalmente el resultado de una actitud. Y estas actitudes, como los conocimientos, los hábitos o las habilidades, se aprenden.
    Aprendizaje: Es común creer que con la vejez decrecen todas las capacidades de aprendizaje y se deterioran las funciones intelectuales. Sin embargo, investigaciones posteriores demostraron que en el área intelectual, si el estado de salud es bueno, no hay declinación.

    Actividad física y salud.
    Concepto de salud. · Un estado completo de bienestar físico, mental y social.
    La salud no es simplemente ausencia de enfermedad, significa el estado de equilibrio de la persona o del conjunto de la sociedad, en donde los aspectos psicológicos son tenidos cada vez más en cuenta.
    La salud depende del cuidado que se dé el individuo a sí mismo y de la prevención y tratamiento de los problemas que pueden afectarla. Pero la salud depende de sistemas sociales de apoyo positivo y cambio o adaptación del medio que nos rodea.
    Para ser saludable, una actividad física debe pasar por distintos controles y ser referenciada directamente con la salud.
    En la adolescencia el hombre busca la salud para tener éxito en el deporte, en la adultez y entre los adulto mayores el hombre busca el deporte para triunfar en la salud.
    La salud mental es:
    · El conjunto de conocimientos que nos permiten vivir mejor.
    · Que nos permiten sacar más provecho de la vida.
    · Que nos permiten vivir de acuerdo a nosotros mismos.
    · Que nos permiten ser más fructíferos.
    La salud mental es el estado resultante de un adecuado uso del tiempo libre en forma ociosa, llevada la idea de “ocio” a su expresión positiva.
    Por lo general el adulto mayor dispone de mucho tiempo libre, el cual puede ser ocupado por un “ocio creativo”, generador de crecimiento y equilibrio personal.
    La inmensa mayoría de las personas que han cumplido entre 65 y 70 años han dejado de lado el trabajo profesional para ocuparse de actividades que antes eran “complementarias” y ahora pasan a ser casi “fundamentales “ en su vida.
    Parece, por lo tanto, importante un programa dirigido con propuestas en el ámbito de la actividad física y deportiva recreativa, adaptadas a todas las condiciones de su edad, como práctica y hábitos saludables desde el punto de vista psíquico y corporal, tanto como lo social, favoreciendo la integración de muchas personas, aumentando su nivel de autoestima y valoración personal y generando nuevos estímulos para cubrir las últimas y a veces largas etapas de la vida con una amplia referencia de calidad de vida. En el fondo, estos programas que combinan lo físico, lo psíquico y lo social, se enmarcan plenamente en la definición actual de “salud”.

    Aptitudes y actitudes, definición conceptual.
    * Aptitudes: son las habilidades significativas de las personas.
    * Actitudes: pertenecen al ámbito del sentimiento. La actitud como disposición a actuar.
    La adquisición de actitudes es tan importante como la ejercitación de las habilidades.
    La posibilidad de suscitar intencionalmente cambios de actitudes en el adulto mayor se encuentra en el territorio del juego.
    Existen actitudes que son perjudiciales para el desarrollo creativo: la rigidez; la crítica precoz; el conformismo; el aferrarse a normas, dogmas, procedimientos fijos; la desvalorización de lo desconocido o mal conocido; el sometimiento a la autoridad; el temor al cambio.
    La posibilidad de suscitar intencionalmente cambio de actitudes en los adultos mayores se encuentra en el territorio del juego, que permite suscitar la actitud lúdica y precisar sus puntos de arraigo en la existencia colectiva.
    El juego libera lo oculto y reorganiza la vida con formas infinitas.
    El juego es lo espontáneo, es la presencia de la creación frente a la sociedad estructurada.
    El juego es el ámbito de la libertad, la ruptura con nuestras propias cárceles, la posibilidad permanente de superar las mediocridades y frustraciones.
    Revalorizando nuestro tiempo, liberando la energía interior en actitudes compartidas y convertidas en juego desde la comunicación en la magia del encuentro: jugar, acompañarse.
    El juego ofrece la posibilidad de entrar en relación real o imaginaria con el prójimo; significa enfrentamiento y colaboración.  Es por esto que en el juego no existe la noción de derrota que existe en el deporte, donde la finalidad se encuentra fuera del mismo juego
    El juego también me plantea obstáculos, me pone frente a mis posibilidades y limitaciones.
    El juego es una actitud existencial, una manera concreta de abordar la vida que se puede aplicar a todo, sin corresponder específicamente a nada.
     
    El juego y el adulto mayor.
    El juego es una actitud frente a la vida que nos permite ser creativos.
    Esta actitud, es la que interesa preservar, acrecentar y/o rescatar en el adulto mayor. Será una actitud vital ante su tiempo,  ante su vida, contribuyendo a mejorar la calidad de ésta.
    El juego, rebasa la breve época de la niñez, en que se lo ha confinado, constituyendo experiencia de aprendizaje actitudinal.
    Lo que establece la pauta acerca del contenido lúdico de una actividad es la actitud de la persona que la está ejerciendo.
    Tanto Piaget, como Chateau, muestran cómo la actividad lúdica contribuye a la educación y proporciona fuerzas y actitudes que permiten hacerse a sí mismo en la sociedad. Prepara la entrada en la vida y el surgimiento de la personalidad, por eso la necesidad del mismo en todas las etapas, dentro del modo propio de cada una de ellas.
    Es juego todo aquéllo que enmarquemos voluntariamente como tal.
    Para introducir el juego en una organización recreativa, hace falta ciertas actitudes individuales tales como, creer en el valor del juego, no tenerle miedo, reconocer las oportunidades y comprender la importancia de generar esa actitud en el otro. No hay forma de imponer el juego a la fuerza.
    La creatividad contiene la realidad vital y vivencial del sujeto. Toda actividad lúdica no sólo da al niño la posibilidad de expresarse y descubrirse, esto también es válido para el adulto y el adulto mayor, que el juego le permita redescubrirse. Ciertas características que existen en la estructura de la personalidad del adulto se ven favorecidas por la creatividad y el juego, realzan la autonomía, el no conformismo para pensar y actuar, estar abierto a nuevas experiencias, conservar la capacidad de asombro, saber controlarse interiormente, resistir a los estereotipos con posibilidad de expresar sus emociones, fantasías, pensamientos.
    Para los adultos mayores, la configuración de un ámbito de empatía y reconocimiento, es esencial para la recuperación de un equilibrio narcisístico, la superación de duelos y las relibidinizaciones.
    El espacio lúdico permite jugar con las diversas precariedades objetivas o fantaseadas que acosan al adulto mayor. Es éste un momento privilegiado de la vida para jugar con las faltas y falencias en un espacio compartido.
    Respecto a la actividad creativa y sublimaciones, es conveniente establecer algunas discriminaciones:
    * Darle sentido a ese tiempo.
    * Estimular procesos de relibidinización objetal.
    * Levantar barreras en términos de represión y conciencia moral.
    * Canalización y recuperación de erotizaciones.
    * Facilitación al investimento de lo nuevo, en cuanto vivencias e identificaciones.
    * La apertura y sostén del espacio del reconocimiento por otro.

domingo, 16 de febrero de 2014

LA SOLEDAD EN EL ADULTO MAYOR

La soledad es uno de los grandes enemigos del bienestar de nuestros mayores. Por eso, aquí encontrarás vías de escape y entornos de apoyo para combatirla y recuperar las ganas de disfrutar la vida en compañía.

La soledad en la tercera edad es uno de los grandes enemigos del bienestar de nuestros mayores, un tema preocupante sin duda, ya que su calidad de vida no solo implica un buen estado físico, sino también emocional. La amargura y la tristeza roban las ganas de vivir a muchas personas mayores que se sienten solas. En este sentido, conviene tener en cuenta que la sociedad y el modelo de familia han dado un giro importante en las últimas décadas. Por ello, conviene hacer autocrítica. Con la modernidad hemos conseguido retos muy positivos, pero en la actualidad también tenemos una profunda crisis de valores. En este contexto, conviene recordar que cada persona, haciendo uso de su libertad, es capaz de ir más allá de las circunstancias sociales. Por ello, lo ideal es que los mayores tengan un protagonismo importante en el seno de la familia y no se sientan nunca solos.
 

Necesidades emocionales de las personas mayores

Las principales necesidades emocionales de las personas mayores son la necesidad de estima y reconocimiento. Necesitan sentir que forman parte de la sociedad y de su entorno cercano.
Para las personas mayores es muy gratificante rodearse de gente más joven porque se sienten más vivas y más alegres, y necesitan convivir con personas de edades diversas, que aportan formas de ver la vida y experiencias distintas a las suyas. Está claro que la alegría también se contagia, y en esto influyen detalles tan sencillos como la forma de vestir. Por suerte, en la actualidad las personas mayores pueden apostar por la moda y vestir de una forma juvenil y con colores animados, y es que el modo de vestir influye mucho en el estado de ánimo.
Sin embargo, es frecuente que algunas personas mayores puedan llegar a sentirse solas. El motivo es que no tienen familia, o sí la tienen, pero sus familiares actúan con indiferencia, lo que muchas veces es todavía peor. La soledad también puede surgir por los miedos y las inseguridades propias de la edad, o a causa de enfermedades crónicas que disminuyen su calidad de vida o les impiden desenvolverse por sí mismos.
En otros casos, existen personas que sufren mucho después de la Jubilación  ante el cambio que implica la falta de actividad profesional, y porque perciben su nueva situación como un aislamiento social por haber perdido también la relación que mantenían con sus compañeros de trabajo. Este cambio lo notan especialmente las personas que tenían un trabajo con el que eran realmente felices.

jueves, 13 de febrero de 2014

LA IMPORTANCIA DE LA AMISTAD EN LA TERCERA EDAD

Aprender de LA TERCERA EDAD Y LA IMPORTANCIA DE LA AMISTAD para personas mayores amigosEn su libro “Coping with Old Age” (Como asumir la Tercera Edad), Pat Blair escribe “Muchas veces cosas como sentirse querido, deseado y necesitado por otros hacen que seguir viviendo merezca la pena. Sin el contacto con otros seres humanos, los problemas pueden crecer, las enfermedades toman una nueva dimensión y no disponemos de un baremo que nos permita poner en perspectiva nuestros problemas”. Lo malo es que cuando uno envejece, ya no hay tantas personas a su alrededor con las que pueda entenderse y relacionarse. Algunos de nuestros amigos se han muerto. Tal vez has tenido que trasladarte del lugar donde antes vivías a otro. Además, a nuestra edad es más difícil hacer nuevas amistades: ya no tienes compañeros de trabajo, probablemente tengas una vida social menos activa que antes, y desde hace muchos años careces de foros de amistades tradicionales como por ejemplo la puerta del colegio de tus hijos. Por todo ello, en la tercera edad valoramos especialmente los viejos amigos, y nuestro lenguaje social e historia común nos unen más que nunca. En los últimos años, Internet nos permite localizar personas con las que hace años perdiste el contacto. También existen todo tipo de clubs, sociedades y asociaciones para la tercera edad en todos los lugares. En la ciudad donde yo vivo, hay tantos clubes de comida para gente mayor gestionados por las iglesias locales, que uno podría comer fuera en uno de ellos cada día de la semana si quisiera. En estos sitios la posibilidad de hacer amigos es tan importante como la calidad de la comida servida. Además, siempre existe cierta demanda para voluntarios en diversos sectores. En el hospital de mi ciudad, a veces uno no puede ni moverse por los pelotones de simpáticas personas mayores esperando para llevar a pacientes en sillas de rueda a su habitación, atender y ayudar en la cafetería gestionada por una sociedad de voluntarios llamado Hospital Friends, o ayudarte encontrar un rincón escondido del hospital que, sin su ayuda, te sería imposible encontrar. A través del proceso de ayudar a los demás, pueden surgir nuevas amistades. Un tipo de amistad muy especial es aquel que se forma traspasando generaciones. Abuelos y nietos comparten una afinidad tan especial que debe ser apreciada y celebrada, y si no gozas del privilegio de ser abuelo, tal vez podrías convertirte en “tío” o “tía” adoptiva de un niño. Los miembros de la tercera edad, con nuestras arrugas e historias de un lejano pasado, resultamos muy fascinantes para los niños. No existen unas reglas sobre cómo hacer amigos aplicables a todo el mundo. Todos somos diferentes, y algunos somos más tímidos que otros. Además, con la edad es cada vez más difícil para muchos de nosotros saber cómo “presentarnos” a otras personas. Estamos más inseguros sobre qué podemos ofrecer a una relación de amistad, y tenemos más miedo ante un posible rechazo. Tal vez sea difícil hacer amigos. Pero probablemente es más difícil todavía vivir sin ellos.