martes, 22 de marzo de 2011

PARA EL ADULTO MAYOR

Reflexiones: Para el adulto mayor...


Reflexiones: El adulto mayor...Tú previste todas las acciones de mi vida; todo lo sabes, aunque mi lengua no pronuncie palabra. Todo lo conoces, Señor, lo pasado y lo venidero; tú me formaste y pusiste sobre mí, tu mano bienhechora. Salmo 138. Aunque sólo Dios sabe las cosas de nuestra existencia, el gran anhelo de la humanidad ha sido prolongar los días de vida, para lo cual se han hecho ingentes esfuerzos. Envejecer, tercera edad, edad dorada, poder gris, adulto mayor, son palabras que están cogiendo fuerza en la sociedad ya que la pirámide poblacional se está invirtiendo y los mayores de 60 años en el paso, se duplicarán en una década. Hoy el ciclo de vida es mas largo, la gente vive mas tiempo y no podemos definir en qué momento de la vida empezamos a envejecer.

El envejecimiento es un proceso fisiológico normal en todos los seres vivos, que muestra una involución física y mental. Después de los 60 años comienza a vivirse una etapa de la vida que para muchos  requiere de un aprendizaje, para aceptar con alegría la edad dorada, para ser concientes y aceptar todos los cambios físicos y emocionales como hechos naturales de la vida, sin temor, sin rabia y sin depresión. La persona que se define como adulta mayor y no como vieja, es aquella que asume con tranquilidad los cambios en su cuerpo y contrarresta las secuelas de la edad con ejercicio físico regular, pues este puede mejorar su calidad de vida y lentifica la involución funcional de sus órganos.

Es quien permanece activo intelectualmente, sin aislarse de su entorno social o familiar. Y sobre todo goza de una vida interior enriquecida por el amor y el acercamiento al Creador, por experimentar una fe profunda, por mostrar una actitud ante la vida diferente, conservando una mentalidad joven, por su espíritu y su corazón entregados al servicio y la solidaridad. El adulto mayor tiene sus sueños, proyectos y objetivos y es la edad en la que nos  llegan las oportunidades para disfrutar de todo aquello que siempre quisimos, pero para lo cual no tengamos mucho tiempo.

Reflexiones: El adulto mayor...En la actualidad es muy común ver al adulto mayor, cada vez más participativo en la sociedad y como miembro de la familia, pero todavía se hace necesario cambiar conceptos culturales que se tienen al respecto. Esto depende de nosotros mismos, del significado y sentido que le demos a nuestra existencia, de que sigamos siendo personas dignas, capaces de compensar las pérdidas y defectos por ganancias y ventajas; adaptarnos y acomodarnos a las carencias sin renunciar a las conquistas, reconociendo nuestras fallas y errores sin sentirnos frustrados o fracasados. Mirando el pasado sin nostalgia, sin dolor, sin rencor, sacando partido de nuestra vida interior, saliendo al encuentro del hermano, encontrando en cada uno solo lo que es positivo, digno de felicitación y aplauso. y aprovechando todas nuestras experiencias agradables  algunas, ingratas otras. Como adultos mayores todavía podemos seguir creciendo como personas libres, liberadas y liberadoras, aún tenemos en la mente y en el corazón la resolución y el valor para enfrentar situaciones nuevas, y por experiencia sabemos que la vida y el amor son más fuertes que la muerte y  que el Señor endereza a los que ya se doblan Salmo 145,8.