domingo, 31 de octubre de 2010

MUSICA Y RISA PARA EL ADULTO MAYOR


La música y la risa tienen efectos beneficiosos en la salud cardiovascular



Un nuevo estudio presentado en las sesiones científicas  de la American Heart Association revela que escuchar música agradable puede ser beneficioso para la salud cardiovascular.

Investigadores de la University of Maryland (Estados Unidos) mostraron por primera vez que las emociones positivas provocadas por la música agradable tienen un efecto favorable en el endotelio.

El principal autor del estudio, el Dr. Michael Miller, declaró a Medscape Psychiatry que “creemos que el cerebro tiene una función crucial en la salud cardiovascular”. “El colesterol elevado y la presión arterial alta son muy importantes aunque algunas personas sin estos factores de riesgo sufren trastornos cardiacos que en cierto modo pueden estar relacionados con su respuesta al estrés”.

Si la música provocara emociones positivas para contrarrestar los efectos negativos del estrés diario podría tener una influencia muy importante en la salud cardiovascular. “Debería incorporarse al estilo de vida sana del mismo modo que podríamos incorporar otros hábitos saludables”.

Emociones positivas

Según el Dr. Miller desde hace tiempo se sabe que el estrés psicológico puede provocar vasoconstricción y su equipo de investigadores fue el primero en mostrar que la risa tiene un efecto beneficioso en el endotelio. Los autores se preguntaron si las emociones positivas provocadas por la música tendrían un efecto similar.

Para determinar el efecto de la música en la función endotelial realizaron un estudio aleatorizado con grupos cruzados de fase 4. Los participantes eran 10 personas sanas no fumadoras, 7 hombres y 3 mujeres, con una media de edad de 36 años.

Los voluntarios seleccionaron 30 minutos de música que les resultaba agradable. Para reducir la desensibilización emocional los participantes no debían escuchar esa música concreta durante las dos semanas previas al inicio del estudio.

El Dr. Miller explicó que “no elegimos la música que iban a escuchar”. “Queríamos que los participantes experimentaran emociones positivas basadas en su experiencia previa con determinada música”.

También pidieron a los participantes que identificaran música que les producía ansiedad.

Evaluaron la función endotelial mediante determinación del flujo sanguíneo braquial en cuatro citas con intervalos de una semana. En cada cita midieron la dilatación de la arteria braquial mediada por flujo al inicio y 30 minutos después de una de las cuatro pruebas de estimulación: música agradable, música que provoca ansiedad, un videoclip de humor y una cinta relajante.

Los investigadores observaron que en comparación con la determinación inicial la media de la dilatación mediada por el flujo:

* Aumentaba un 26% tras escuchar música agradable (p= 0,0002).
* Disminuía un 6% tras escuchar música que provocaba ansiedad (p= 0,005).
* Aumentaba un 19% después de ver un vídeo de humor (p= 0,08).
* Aumentaba un 11% después de escuchar una cinta relajante (NS)

La magnitud del aumento de la dilatación mediada por el flujo asociada a la música agradable autoseleccionada era similar a la observada previamente con el ejercicio aeróbico o el tratamiento con estatina.

El Dr. Miller explicó que “creemos que el fundamento está en las endorfinas y en las sustancias similares a las endorfinas producidas en el cerebro que tienen un efecto directo en los vasos sanguíneos”. “Supone un retorno a la ‘gran caja negra’ de la conexión entre la mente y el corazón, tan difícil de cuantificar pero que es un campo poco estudiado en el que merece la pena continuar investigando”.

Los autores han declarado que no tienen intereses económicos.