jueves, 7 de octubre de 2010

EJERCICIOS PARA LA MEMORIA

En esta época con toda la tecnología, tal parece que cada vez dependemos menos de la memoria para las cosas cotidianas y se nos olvida de lo importante que es ejercitarla. No sólo es importante para tener la información básica en nuestro propio “disco duro”, sino para retrasar la pérdida de la memoria. Sigue leyendo este artículo y descubre algunas fórmulas sencillas para ejercitar tu memoria y retrasar algunas enfermedades que vienen con la edad.

Te apuesto a que cuando eras niño podías marcar de memoria los números de teléfono de casi todos tus amigos, los números de teléfono de las oficinas de tus padres e incluso los número de las tías y las abuelas. Hoy en día ¿cuántos números puedes recordar de memoria sin revisar tu banco de datos? Toma lápiz y papel y haz una lista de los números telefónicos, de las direcciones y de los nombres de las personas que conoces. Olvídate de tu computadora, de tu celular, de tu iPod y de tu iPhone. Concéntrate en tu memoria. Tal vez después de este ejercicio podrás escribir 10 datos, quizás 5 o en el peor de los casos, ninguno.

Seguramente no querrás llegar a viejo y tener dificultad para recordar los años maravillosos que has vivido, u olvidarte de las cosas que han marcado tu vida, o simplemente no recordar qué comiste por la mañana y qué hiciste ayer en la tarde. La falta de memoria es un problema que puede causar alarma. Lo bueno es que con ejercicios para la memoria, puedes evitar que tu memoria te traicione y se borre por completo.

¿Cuál es la clave para tener buena memoria? Sin duda alguna, el ejercitar el cerebro, porque, como cualquier otro músculo, si no se entrena, se “oxida”. Actualmente esto se ha convertido en un reto, porque contamos con calculadoras, computadoras y teléfonos que hacen todo para que no pensemos ni memoricemos nada, para que hagamos el mínimo esfuerzo. Sin embargo, esa comodidad puede pasarte una cuenta de cobro más adelante en la vida. El ejercitar la memoria ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer, la demencia senil y la pérdida de capacidades cognitivas que pueden presentarse a partir de los 50 años.

La preocupación por no perder la memoria es tan fuerte en el mundo científico que hace pocos meses, en Versalles, Francia se abrió The Learning Club, el primer gimnasio para ejercitar la memoria.

De la misma manera que cuando vas a un gimnasio para fortalecer tu cuerpo o para bajar de peso, en este tipo de lugares se realizan actividades para entrenar la memoria como aprender listas de palabras, recitar poemas enteros y memorizar recetas cada semana. La complejidad de las actividades va a aumentando en forma progresiva. El éxito de un lugar así, es que las personas se mantienen motivadas porque tienen que enfrentarse a un grupo y decir enfrente de mucha gente, lo que han aprendido de memoria.

¿Qué puedes hacer para ejercitar tu memoria?

Si siempre haces lo mismo de la misma manera, tu mente se acostumbra a una rutina y no se crean nuevas conexiones entre las células del cerebro. Por eso, es importante retarlo, sacarlo de sus esquemas y plantearle nuevas tareas. Aquí te cuento cómo puedes hacer para tener una memoria en forma:

1. Juegos para la memoria como el sudoku, el ajedrez, el busca minas (minesweeper en inglés), los anagramas, leer con velocidad, el hacer crucigramas, etc. Existen lugares en el Internet en donde puedes encontrar estos juegos, o en revistas y en diarios también los encuentras. También hay juegos de mesa que involucran preguntas y respuestas que son entretenidos y son excelentes para memorizar datos.

2. Ejercicios de entrenamiento que involucren memorizar (intenta recordar cualquier lista o esquema), visualizar (por ejemplo si quieres acordarte del nombre de una persona visualiza cómo es, qué hace, qué ropa tenía cuando la viste, etc.), razonar (entender algo mediante asociación de ideas) y resolver problemas de lógica.

3. Salte de la comodidad y realiza tareas complejas. Por ejemplo, prepara tus impuestos, lee un libro sobre cómo abrir una nueva empresa y sigue las instrucciones paso por paso, arma un mueble. Así estarás forzando a tu cerebro a prestar mucha atención y a comprender, lo cual constituye un excelente entrenamiento.

4. Lee y cuenta historias: El leer te exige poner toda tu atención y más cuando quieres contarle la historia a otras personas.

5. Aprende otro idioma: El hablar más de un idioma reta a tu cerebro constantemente, sobretodo cuando tienes que traducir o explicar lo que significa una palabra en otro idioma.

6. Haz ejercicio regularmente. La frase cliché de “mente sana en cuerpo sano” es totalmente cierta. Lo que es bueno para tu cuerpo, es bueno para tu cerebro. El sedentarismo contribuye a que desarrolles condiciones como la hipertensión, la cual puede afectar la memoria.

7. Evita pasar horas frente al televisor. Mientras más tiempo gastes en actividades que no retan a tu cerebro, más posibilidades tendrás de perder la memoria.

Como puedes ver hay muchas opciones divertidas para ejercitar tu cerebro y así tener buena memoria. Si cocinas, intenta memorizarte las recetas. Si te gustan los poemas o las historias recuérdalas y cuéntaselas a alguien. Si te gusta caminar busca senderos distintos que obliguen a tu cerebro a recordar diferentes rutas