sábado, 18 de julio de 2009

PATOLOGIA GERIATRICA.

a) Enfermedades determinadas genéticamente que permiten llegar a la vejez. Ejemplo: riñón poliquístico, gota.

b) Enfermedades propias del adulto y cuya existencia influye sobre el envejecimiento. Ejemplo: diabetes e hipertensión arterial.

c) Enfermedades que pueden darse a cualquier edad pero que en el viejo ocurren con ciertas particularidades. Ejemplo: deshidratación, comas, neumopatías, hemorragias agudas.

d) Enfermedades que se dan predominantemente en la vejez. Ejemplo: adenoma de próstata, cataratas, arteriosclerosis, artrosis.

Causas de mortalidad en orden de frecuencia:

1. Enfermedades cardiovasculares.

2. Enfermedades cerebrovasculares.

3. Cáncer.

4. Infecciones agudas.

5. Accidentes.

Causas de morbilidad.

El viejo tiene una depresión del sistema inmunológico, lo que lo hace proclive a contraer infecciones y a defenderse mal de ellas.

Los fenómenos de autoinmunidad espontánea están exacerbados y es por ello que deben considerarse con cuidado las pruebas positivas de autoanticuerpos.

La disminución de las defensas humorales y celulares hacen que el anciano padezca con mucha frecuencia de neoplasias, pero paradójicamente, los viejos suelen morir con cáncer y no de cáncer; esto podría justificarse teniendo en cuenta que esos tumores se asientan en organismos en catabolismo, y la pérdida y muerte celular también ocurre en las atipías, dando como resultado un crecimiento lento de las formaciones malignas.

El anciano enfermo:

Los síntomas de enfermedades son engañosos, así como los niños son aparatosos en ese aspecto. Ejemplo:

1. El niño con frecuencia tiene fiebre elevada. En el anciano, hasta procesos infecciosos severos cursan sin fiebre.

2. El infarto de miocardio puede ser indoloro o presentarse bajo la forma de dolores precordiales atípicos.

3. Un abdomen agudo puede cursar sin manifestaciones alarmantes.

La interpretación de los síntomas debe ser cuidadosamente evaluada para no incurrir en errores. En el joven el dolor reumático nos hace pensar en principio, en una fiebre reumática o en una artritis reumatoidea, en cambio en el anciano en una artrosis.

El anciano puede presentar varias afecciones al mismo tiempo, (patología múltiple) en cambio en el joven todos los síntomas y signos suelen corresponder a una sola enfermedad.

Las radiografías y los exámenes de laboratorio pueden dar resultados confusos para el médico falto de experiencia en la atención de gerontes.

Las enfermedades agudas son mejor toleradas por los jóvenes, en cambio las crónicas lo son por los viejos.

Un cuadro gripal puede llevar a la descompensación y muerte del enfermo.

Los aspectos psicológicos son muy diferentes entre el joven y el viejo respecto a una enfermedad, lo que modifica desde el comienzo toda la evolución de la misma.

La función renal disminuye con la edad en un 50 %, lo que se traduce en un aumento de la urea en algunos casos.

La insuficiencia renal funcional del geronte y las variaciones del agua, grasa y sólidos corporales modifican el régimen de administración de medicamentos y las dosis con que son prescriptos.

Otras consideraciones de interés:

La obesidad predispone a numerosas afecciones.

Dos enfermedades distintas en un mismo paciente pueden tener indicaciones terapéuticas contrapuestas.

El paciente hipertenso grave, difícilmente llega a la vejez. La hipertensión en el anciano suele ser predominantemente sistólica ( a expensas de la máxima).

La artrosis es la enfermedad reumática más frecuente y las localizaciones en cadera y rodilla son rápidamente invalidantes.

El 20 % de las personas mayores de 80 años padecen de cuadros demenciales.

Los accidentes y traumatismos son producidos por la tendencia a las caídas y a la imprevisión arquitectónica de viviendas, calles y edificios en general (desniveles, escaleras, etc.)

La arteriosclerosis es la responsable de la elevada frecuencia de accidentes cerebrovasculares (hemorragia, trombosis, embolia cerebral), infartos de miocardio, arteriopatía de miembros inferiores y de cuadros demenciales de origen vascular.

La depresión adopta numerosas formas clínicas e incluso se presenta enmascarada.

Riesgo de deterioro en adultos mayores.

Según Williamson los grupos de ancianos que presentan mayores riesgos de deterioro psicofísico son:

1. Ancianos sin hijos.

2. Los mayores de 80 años.

3. Ancianos o matrimonios de ancianos que viven solos.

4. Ancianos con algunos deterioros mentales.

5. Ancianos con dificultades ambulatorias.

6. Ancianos dados recientemente de alta de alguna internación.

7. Ancianos con tendencia al aislamiento.

8. Cuando alguno de los cónyuges está frecuentemente enfermo.

9. Ancianos en proceso de elaboración de duelos.

10. Ancianos con bajos ingresos económicos.

Cuidadores de Ancianos y prevención.

Premisas fundamentales

1. Los ancianos pueden aprender nuevas técnicas y modificar conductas.

2. Las enfermedades crónicas son más frecuentes en ellos que las agudas.

3. Conocer la personalidad de un anciano nos permite conocer el eje de la personalidad en su juventud.

4. La familia cumple un rol importantísimo en el cuidado y mantenimiento de la salud de los envejecientes. Los mayores no son asiduos concurrentes a los consultorios médicos por propia iniciativa.

5. La soledad, la disminución de los recursos económicos y las enfermedades invalidantes, modifican el envejecimiento normal generando alteraciones de conducta.

Los cuidadores de ancianos pueden desarrollar sus actividades en el marco de la prevención secundaria o terciaria de la medicina geriátrica, pero no deben dejar de hacerlo en el primer nivel de prevención.

La difusión de la problemática de la tercera edad, las probables soluciones en cada una de sus esferas (biológica, psíquica y social) es, junto con una adecuada asistencia al anciano, un diálogo ininterrumpido con sus familiares y los equipos interdisciplinarios de trabajo, un aporte esencial al primer nivel de la geriatría preventiva.

La difusión de cartillas médico preventivas y de autoasistencia debe ser una actividad prioritaria en el accionar del cuidador.

1 - Modelo de Cartillas

a. Médico Preventiva

PARA LA TERCERA EDAD

Evite el sedentarismo

Camine diariamente durante no menos de 30 minutos en horarios de la mañana y de la tarde

Evite la obesidad

Aliméntese correctamente

No abuse del alcohol ni del tabaco

Concurra periódicamente al médico y al odontólogo

Mantenga una buena relación con familia y amigos

Ocupe su tiempo libre con trabajo o pasatiempos

En el verano ingiera suficiente cantidad de agua

Abríguese correctamente en invierno

No se automedique ni altere prescripciones de su médico sin previa consulta.