sábado, 18 de julio de 2009

APOYO FAMILIAR .

Anime a sus hijos mayores a que se involucren en el cuidado del miembro de su familia. Tal responsabilidad, mientras no sea demasiado pesada, puede ayudar a la gente joven a volverse más amable, responsable y segura. Otra opción es hacer que sus hijos mayores asuman responsabilidades que usted normalmente haría y que son distintas a las de brindar cuidados, tales como lavar la ropa o preparar la cena, para que usted se quite algo de presión.

Otros Miembros de la Familia

Pida a otros miembros de la familia que compartan la responsabilidad del cuidado. Si viven cerca, sus hermanos tienen tanta obligación como usted para asistir a sus padres a medida que estos envejezcan. Reúnase con ellos y explíqueles todo lo que necesita hacerse; podría ser que ellos no estuvieran conscientes de cuánto trabajo necesita hacer. Con frecuencia, una conferencia familiar puede ayudar a resolver las tareas y horarios que otros miembros de la familia son capaces de asumir. Puede ser que los vecinos y amigos también deseen colaborar con el transporte y ayudar con las compras, los quehaceres y los trabajos de reparación.

Respiro del Cuidado

Otra fuente de ayuda es un asilo de cuidado temporal. Este es un cuidado que proporciona un descanso para el cuidador primario, que va de unas cuantas horas hasta días o semanas. Los servicios de ayuda temporal pueden ser organizados por su Area Agency on Aging (vea las Fuentes de Información al final). El servicio ofrece ayuda como en la preparación de la comida, el vestido, arreglo personal, alimentación y quehaceres domésticos sencillos.