martes, 14 de julio de 2009

CANCER AL HIGADO

Información general sobre el cáncer primario del hígado en adultos

Puntos importantes de esta sección


El cáncer primario del hígado en adultos es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del hígado.

El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo. Tiene cuatro lóbulos y ocupa la sección superior derecha del abdomen dentro de la caja torácica. El hígado tiene muchas funciones importantes tales como:

  • Filtración de sustancias dañinas en la sangre para que estas puedan ser transportadas del cuerpo a las heces y la orina.
  • Producción de bilis para ayudar en la digestión de las grasas provenientes de la comida.
  • Almacenamiento de glicógeno (azúcar) el cual es utilizado por el cuerpo para obtener energía.

Este sumario hace referencia al tratamiento del cáncer primario del hígado (cáncer que se origina en el hígado). El tratamiento del cáncer hepático metastásico, es decir cáncer que se origina en otras partes del cuerpo y se disemina al hígado, no se analiza en este sumario. El cáncer primario del hígado se presenta tanto en adultos como en niños. No obstante, el tratamiento para los niños es diferente al tratamiento para los adultos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre el Tratamiento del cáncer del hígado infantil.)

Padecer de hepatitis o cirrosis afecta el riesgo de contraer cáncer primario del hígado en los adultos.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de padecer de una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se contraerá cáncer; no tener un factor de riesgo no significa que no se contraerá cáncer. Las personas que piensan que están en riesgo deberán conversarlo con su médico. Los factores de riesgo posibles para el cáncer primario del hígado en adultos son los siguientes:

  • Padecer hepatitis B o hepatitis C.
  • Tener un familiar cercano con hepatitis y cáncer hepático.
  • Padecer cirrosis.
  • Consumir alimentos contaminados con aflatoxina (veneno de un hongo que puede crecer en los alimentos, como granos y frutos secos, que no se almacenaron correctamente).

Signos posibles de cáncer primario del hígado en adultos incluyen un tumor o dolor en el costado derecho.

Estos síntomas pueden ser producidos por la inflamación del hígado y, al igual que otros síntomas, son el resultado del cáncer primario del hígado en adultos u otras afecciones. Debe consultarse a un médico ante la presencia de cualquiera de los siguientes problemas:

  • Un tumor rígido en el costado derecho levemente por debajo de la cavidad torácica.
  • Incomodidad en la sección superior del abdomen en el costado derecho.
  • Dolor alrededor del omóplato derecho.
  • Pérdida de peso inexplicada.
  • Ictericia (color amarillento de la piel y la sección blanca de los ojos).
  • Cansancio inusual.
  • Náuseas.
  • Pérdida del apetito.

Se utilizan pruebas que examinan el hígado y la sangre para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer primario del hígado en adultos.

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para verificar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Prueba sérica del marcador tumoral: procedimiento mediante el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la misma por órganos, tejidos o células tumorales en el cuerpo. Ciertas sustancias están relacionadas con tipos específicos de cáncer cuando se encuentran en concentraciones altas en la sangre. Estas sustancias se conocen como marcadores tumorales. Un aumento en la concentración de fetoproteína alfa (FPA) en la sangre puede ser un signo de cáncer del hígado. Otros cánceres y ciertas afecciones no cancerosas, como la cirrosis y la hepatitis, aumentan también la concentración de FPA.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento en el cual se toma una muestra de sangre y se analiza en cuanto a lo siguiente:
    • La cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La parte de la muestra de sangre compuesta por glóbulos rojos.
  • Laparoscopia: procedimiento quirúrgico para estudiar los órganos dentro del abdomen a fin de detectar signos de enfermedad. Se realizan incisiones (cortes) pequeñas en la pared abdominal y se introduce un laparoscopio (una sonda delgada, iluminada) en una de las incisiones. Se pueden insertar otros instrumentos a través de la misma u otras incisiones para llevar acabo procedimientos como la extirpación de órganos o la toma de muestras de tejidos para una biopsia.
  • Biopsia: extracción de células o tejidos para que un patólogo los observe en el microscopio y determine la presencia de signos de cáncer. La muestra se toma mediante la inserción de una aguja delgada en el hígado durante una radiografía o ecografía. Esto se llama una biopsia por aspiración con aguja fina (AAF). La biopsia puede realizarse durante una laparoscopia.
  • Tomografía computarizada (TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Es posible que al paciente se le inyecte o se le dé a beber un tipo de tintura que sirve para que el órgano o tejido aparezca más claro en la radiografía. Este procedimiento se denomina también tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento que utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Ecografía: procedimiento por el cual se rebotan ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en tejidos u órganos internos y crean ecos. Los ecos forman una fotografía de los tejidos corporales denominada ecograma. La imagen se puede imprimir y observar más tarde.

Ciertos factores determinan el pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • El estadio (etapa) del cáncer (el tamaño del tumor, si afecta al hígado de manera total o parcial, o si se ha diseminado a otros lugares en el cuerpo).
  • Que tan bueno es el funcionamiento del hígado.
  • La salud general del paciente, y si existe cirrosis en el hígado.

En el pronóstico también incide la concentración de la fetoproteína alfa (AFP).

Volver arribaVolver arriba