miércoles, 30 de junio de 2010

ALZHEIMER ESTIMULACION COGNITIVA


Psicoestimulación
¿Qué es el Programa de Autoayuda y Estimulación Cognitiva a Enfermos de Alzheimer?
Se trata de un Programa diseñado para ofrecer soporte emocional y psicoestimulación cognitiva a personas recién diagnosticadas de enfermedad de Alzheimer y, paralelamente, realizar un apoyo psicológico a sus futuros cuidadores familiares.
Es un Programa experimental desarrollado para comprobar la eficacia de un conjunto de técnicas psicoterapéuticas en una fase inicial de la enfermedad, con el fin de ralentizar el proceso de evolución, de prevenir el síndrome del cuidador y de disminuir el impacto en la familia.
¿Cuáles son los objetivos?
  • Ofrecer soporte emocional tras el diagnóstico. 
  • Potenciar la aceptación y el óptimo afrontamiento de la enfermedad. 
  • Promover ejercicios, tareas y actividades de estimulación cognitiva dirigidos a mantener las capacidades mentales y funcionales. 
  • Favorecer la ocupación, la interacción social y la sensación de ayuda mutua. 
  • Paralelamente, apoyar a los cuidadores a través de terapias de grupo, asesoramiento, pautas de estimulación en casa y seguimiento. 
  • En definitiva, incidir en la mejora de la calidad de vida de enfermos y familiares.
¿Cómo son los grupos?
Para poder participar en el Programa, se tendrá que realizar una evaluación psicológica y cognitiva del paciente y de la situación familiar. Esta valoración permitirá que los grupos sean bastante homogéneos con respecto al nivel cognitivo, la edad y otra serie de afinidades importantes para poder intervenir adecuadamente en un grupo y optimizar los beneficios.
Partiendo de la base de que enfermo y cuidador son un binomio inseparable, el tratamiento se realiza con grupos de binomios enfermo-cuidador. Cada grupo homogéneo está formado por 12 personas: grupo de 6 enfermos y grupo de 6 cuidadores. Se trabaja paralela y simultáneamente con ambos grupos. Es decir, cada pareja de enfermo-cuidador llega a la sede de AFALcontigo y cada uno participa con su grupo respectivo de enfermos y de cuidadores. Se realiza una sesión semanal de una hora y media por grupo. Existen grupos de mañana y grupos de tarde. Cada grupo está dirigido por un psicólogo terapeuta que va marcando las tareas de estimulación para realizar en casa durante la semana.
El grupo de enfermos
El equipo de psicólogos elabora y diseña un programa continuado en el que se llevan a cabo actividades terapéuticas grupales adaptadas al proceso de la enfermedad, dirigidas a trabajar las siguientes áreas:
  • Área Psicológica: Se pretende crear un espacio grupal donde la persona afectada por la enfermedad se sienta validada e integrada en un ambiente propicio para compartir sus preocupaciones (autoayuda). Un primer objetivo es favorecer el buen afrontamiento de las limitaciones que produce el deterioro cognitivo y, si puede ser, la aceptación de la propia enfermedad. Se persigue la prevención y el tratamiento de los síntomas psicológicos y comportamentales derivados de la enfermedad (depresión, agitación, ansiedad, delirios, agresividad...). Además se trata de incorporar estrategias y hábitos saludables en la vida del enfermo para favorecer la adaptación en el desempeño de las actividades de su vida diaria y aumentar su motivación para realizar estimulación cognitiva.
  • Área Cognitiva: Se trata de estimular al enfermo para que mantenga activas sus funciones cognitivas (orientación, atención, percepción, memoria, lenguaje, cálculo, razonamiento...). Se lleva a cabo a través de diferentes técnicas de psicoestimulación cognitiva (terapia cognitiva, orientación a la realidad, reminiscencia, validación...) y contando con varias disciplinas complementarias a la estimulación (musicoterapia, psicomotricidad, laborterapia...). Se utilizan materiales de estimulación tradicional como "El Baúl de los Recuerdos" (Manual de Estimulación Cognitiva para enfermos de Alzheimer en ambiente familiar) y estimulación por ordenador (Smartbrain).
  • Área Social: Se pretende prevenir el aislamiento del enfermo a la vez que potenciar su comunicación y su motivación a través de actividades socioculturales, de ocio y de tiempo libre: visitas a centros, a exposiciones, al cine, al teatro, excursiones, musicales, arte, comidas, etc. Estas actividades cumplen una función de cohesión entre los integrantes de los diferentes grupos y entre sus familiares.

El grupo de cuidadores
Los cuidadores pueden obtener información acerca de la enfermedad, de la evolución de su enfermo, de los recursos sociosanitarios disponibles, además de aprender pautas de manejo, de comunicación y de estimulación en casa. Además, los profesionales pueden realizar un seguimiento más real de cada caso gracias a la información que les aportan los cuidadores.
Las sesiones de terapia favorecen la aceptación de la enfermedad por parte de los cuidadores y previenen muchas alteraciones emocionales (ansiedad, estrés, depresión, sobrecarga...) generadas por el síndrome del cuidador. El estado psicológico y emocional de los cuidadores incide de manera crucial en la interacción con los enfermos de Alzheimer y, por lo tanto, en la calidad de vida de ambos.
¿Cómo se puede acceder?
Las personas interesadas pueden ponerse en contacto con la Asociación para pedir cita con los trabajadores sociales quienes realizarán una primera entrevista y, teniendo en cuenta las peticiones, ofrecerán las mejores alternativas.
El programa tiene un coste de 30 € / mes. (Previa valoración de profesional) 
Deporte
Programa de Estimulación Físicay Cognitiva a través del Deporte para enfermos de Alzheimer de inicio temprano
Los enfermos de Alzheimer jóvenes se encuentran con un panorama todavía más desalentador, ya que el pronóstico de su enfermedad es de un avance más rápido y deteriorante. Además se encuentran en edad de trabajar, tienen hijos jóvenes y cónyuges que tienen que asumir de golpe todas las riendas familiares.
Este subcolectivo de enfermos jóvenes que se estima en entorno a un 10 % de los casos de demencias, requiere una intervención diferente a la de los mayores.
Para ello, AFALcontigo ha desarrollado un Programa experimental, patrocinado por , en el que se pretende adaptar los tratamientos no farmacológicos a personas menores de 65 años que padecen demencia en fase leve-moderada. Se utilizan técnicas de psicomotricidad, musicoterapia y terapia ocupacional con el fin de ejercitar aquellas funciones cognitivas y capacidades motrices preservadas.
Los objetivos
  • Promover una actividad deportiva adaptada y gratificante en un entorno socializador.
  • Estimular capacidades físicas y cognitivas que de otra manera se perderían más rápidamente. 
  • Prevenir síntomas como la ansiedad, depresión, angustia, soledad, insomnio, irritabilidad, etc. 
  • Mejorar la calidad de vida de enfermos de Alzheimer, de sus cuidadores y familiares.
La intervención 
  • Estimulación física: calentamiento, ejercicio cardiovascular / muscular y estiramiento a través de fragmentos de diferentes disciplinas deportivas (fútbol, baloncesto, balonmano, voleibol, atletismo...)
  • Estimulación cognitiva: ejercicios de diferentes áreas cognitivas (praxias, gnosias) a través de diferentes disciplinas de estimulación cognitiva (psicomotricidad, musicoterapia, terapia ocupacional...)
  • Estimulación psico-social: ejercicios de relajación, competitividad, motivación y de interacción grupal.
Los grupos
Se realiza una valoración del deterioro cognitivo, de la capacidad psicomotriz y de la historia deportiva de cada caso para seleccionar grupos homogéneos de 10 personas.
La intervención la realizan 2 psicólogos y 1 terapeuta ocupacional en instalaciones deportivas. Además se realiza seguimiento y terapia de apoyo grupal para los cuidadores principales.
Inscripción
Hay que recalcar que es un programa de intervención experimental que da cobertura a pocos casos. De todas formas, las personas interesadas pueden ponerse en contacto con la Asociación para pedir cita con los trabajadores sociales quién realizarán una primera entrevista y, teniendo en cuenta las peticiones, ofrecerán las mejores alternativas.
Grupos de Terapia ocupacional
Esta nueva actividad de “Terapia Ocupacional” esta dirigido a los enfermos en fase moderada. Surge de la necesidad que tienen los familiares cuidadores frente al avance inminente de la propia enfermedad. y el enfermo pierde su autonomía, pudiendo sólo realizar algunas actividades mínimas de la vida diaria y necesitando supervisión constante. Frente a esta situación, muchas veces el familiar cuidador se plantea solicitar un Centro de Día.
Durante esa espera , el familiar cuidador tiene la posibilidad de traer a su enfermo a que participe dos veces a la semana en los grupos. Asimismo tratamos de ayudar al familiar cuidador con reuniones semanales (jueves) a que esta decisión de ingresar a su enfermo no le genere sentimiento de culpabilidad e inestabilidad emocional.
Objetivos
  • Mantener y potenciar las capacidades preservadas del enfermo, con el fin de ejercitar la máxima funcionalidad en las actividades de la vida diaria.
  • Entretener y activar sus sentidos, a través de diferentes actividades terapéuticas como Manualidades, Psicomotricidad, Actividades recreativas o lúdicas, Música o Relajación con el fin de trabajar el componente emocional y motivacional, que es fundamental para el punto de partida de una actividad.
  • Introducir o preparar socialmente al enfermo con dinámicas grupales para una mejor adaptación al Centro de Día, así como salidas organizadas de ocio.
Metodología
El grupo está compuesto por 8 enfermos como máximo, para la mejor calidad de intervención y cumplimiento de los objetivos.
Esta Coordinado por una Psicóloga y el desarrollo de las sesiones está a cargo de una terapeuta ocupacional cualificada con experiencia reconocida en el ámbito de Centros de Día y Residencias.
Desarrollo de la actividad 
Dos veces en semana martes y jueves, en horario de mañana. Las sesiones tienen una duración de hora y media.
.
: A través de esta actividad artística, facilitamos la expresión y comunicación de aspectos internos del paciente mediante vías no verbales, creando un espacio donde se permita que emociones y sensaciones- que intervienen en el proceso terapéutico- tomen colores, líneas y formas, así como fomentar las habilidades sociales e interactuar dentro de un grupo.
  • Potenciar la identidad y su individualidad a través de la elaboración de su propio estilo artístico, respetando la heterogeneidad del grupo sin intentar homogenizar sus trabajos.
  • Fortalecer, a través del arte, la canalización de su propia expresión.
  • Ofrecer un espacio de confianza donde puedan tomar sus propias decisiones, estimulando así su autonomía e iniciativa.
  • Estimular la memoria, a corto y a largo plazo. La memoria a corto plazo se ve estimulada al plantear una actividad, ya que el paciente deberá retener en la memoria la propuesta, antes, durante y después de crear la obra