jueves, 24 de septiembre de 2009

DIETA PARA EL ADULTO MAYOR

Sé que muchas personas mayores no tienen la facilidad de preparar sus alimentos o no pueden hacer suficiente esfuerzo para hacerlo. Sin embargo cabe señalar que “aliviarse el esfuerzo” puede significar arriesgar la alimentación.

Por ejemplo sustituir la fruta por los zumos (algunas personas mayores tienen dificultad para masticar) o zumos envasados. Lo ideal es comer la fruta siempre en estado sólido, ya sea troceada o rallada, para que conserve sus nutrientes.

Los alimentos precocinados o envasados contienen, muchos preservantes, grasas y azúcares que ponen en riesgo los niveles de colesterol e insulina de las personas mayores con problemas cardiovasculares y/o de diabetes. Son una gran ayuda en la cocina, pero solo hay que consumirlos de manera ocasional.

Desayuno

Un vaso de leche con descafeinado y galletas tipo maría.

Media mañana

Cuajada o yogur y una fruta del tiempo madura.

Almuerzo

Cardo salteado con ajos.

Albóndigas de pollo a la jardinera.

Fruta de temporada madura y pan.

Merienda

Compota y pan con queso fresco o fiambre (los hay pobres en sodio).

Cena

Ensalada de tomate, remolacha y cebolla.

Mero con salsa de setas.

Fruta de temporada madura y pan.