miércoles, 16 de septiembre de 2009

CUIDADOS DE ENFERMERIA DEL ADULTO MAYOR

En el estado de salud de un adulto mayor, influyen distintos factores tales como: herencia, habilidades cognoscitivas, edad, sexo, ambiente, estilos de vida, localización geográfica, cultura, religión, estándar de vida, creencias y prácticas de salud, experiencias previas de salud, sistemas de apoyo, entre otras dimensiones. Al valorar a un adulto mayor es necesario hacerlo en una perspectiva integral para identificar los problemas físicos, psicológicos y sociales que presentan ellos y sus cuidadores:

Escuchar aquello que el adulto mayor nos quiere decir
− Dirija la voz al oído del adulto mayor, colocarse de frente y a su altura.
− Hablarle despacio, evitando los tonos agudos.
− Utilizar un lenguaje sencillo, coherente y concreto de acuerdo a los requerimientos del adulto mayor.

Controlar los signos vitales
Realizar examen físico detallado:
− Buscar aquellos parámetros de normalidad e identificar las patologías con el objeto de remitir al médico en forma oportuna.
− Identificar los déficit de autocuidado para determinar el plan de cuidados que requiera el adulto mayor. Fomentar aspectos del autocuidado del adulto mayor.

Aseo e higiene
− Educar en cuanto a la limpieza del tapón ceroso.
− Educar en cuanto a la limpieza personal.
− Estimular el cepillado de dientes después de la comida para evitar la halitosis (mal aliento) y la limpieza de las prótesis, con agua con bicarbonato.

Piel
− Lubricar y masajear superficialmente las zonas de las articulaciones.
− Hidratar el lóbulo de la oreja para evitar resequedad y rasquiña en la zona.
− Hidratar la piel en general con cremas lubricantes.
− Usar protectores solares en la exposición al sol.

Alimentación
−Estimular el consumo de líquidos, ya que el adulto mayor es más susceptible de caer en una deshidratación por las alteraciones que se producen con la edad en cuanto a la capacidad de dilución y de concentración de agua.
− Calcular el índice de masa corporal.
− Mantener una dieta alimenticia adecuada.
− Estimular la alimentación con una presentación atractiva de los alimentos.
− No consumir alimentos muy salados, calientes o ácidos.
− Dar alimentos con abundantes salsas en aquellos adultos mayores con resequedad de la mucosa oral.
− Apoyar el déficit en la masticación y la deglusión con la preparación de alimentos blandos.

Al valorar a un adulto mayor es necesario hacerlo en una perspectiva integral para identificar los problemas físicos, psicológicos y sociales que presentan ellos y sus cuidadores.

Incontinencia
− Fomentar un buen patrón de eliminación intestinal.
− Observe signos de estreñimiento, si existen, apoyar con dieta rica en fibra y con vaselina líquida hasta lograr un tránsito normal.
− Planificar una educación vesical con eliminación de orina cada cuatro horas, ya que los adultos mayores son más susceptibles a las infecciones por un aumento de la orina residual.
− Educar sobre el uso de ropa interior de algodón.
− Valorar la presencia de signos y síntomas de Incontinencia Urinaria.
− Educar al adulto mayor y familiares sobre las medidas de sostén para los adultos mayores incontinentes, tales como: toallas higiénicas, pañales, entre otros.

Eliminación
−Tener libre de secreciones la vía área superior.
−Estimular el consumo de líquidos con el objeto de fluidificar las secreciones.
−Enseñar mecánica de la tos efectiva.

Caídas
− Valorar el riesgo de caídas (existe una pérdida de fuerza, tono y tamaño muscular).
− Evaluar las condiciones ambientales en donde se desenvuelve el adulto mayor como: baño, dormitorio, cocina, sala, escaleras y fuera de la casa. También es importante tener buena iluminación, contar con pisos antideslizantes, entre otras cosas.
− Utilizar zapatos cómodos, anchos, bajos y antideslizantes.
− Promover los beneficios del ejercicio muscular activo.
− Promover la recuperación y mantenimiento de la postura corporal.
− Vestir al adulto mayor cómodo y adecuado al clima.

Medicamentos
−Registrar: nombre, dosis y horario de todos los medicamentos recetados o autorrecetados que el adulto mayor se encuentre consumiendo.
− Vigilar efectos colaterales, investigar sobre la adherencia al tratamiento farmacológico, educar sobre la utilización de métodos de organización de la administración de los medicamentos.

Actividad y reposo
− Indagar sobre la capacidad para desarrollar Actividades de la Vida diaria (AVD).
−Incentivar el ejercicio moderado según su estado de salud, se les puede recomendar que caminen todos los días.
−Educar sobre el equilibrio entre la actividad y el reposo
−Educar sobre los cuidados al utilizar silla de ruedas, bastones, etc.

Estimular la comunicación
y las actividades sociales
−Dar a conocer métodos alternativos de comunicación.
− Hacer partícipe al adulto mayor de su propio cuidado.
−Estimular a los cuidadores para que apoyen al adulto mayor.

Controlar los peligros
ambientales

−Procurar que exista una buena iluminación en los lugares de desplazamientos habituales del AM o en el hospital.
−Procurar que exista una buena ventilación del ambiente físico y de los objetos personales de los AM.
−Evitar la luz de frente y brillante.
− Utilizar pisos antideslizantes .
− Utilizar colores diferentes para el piso y los muebles, destacando los bordes de las escaleras y pisos resbalosos (baño).
− Evitar el contacto directo con el polvo ambiental.
− Precaución en el manejo de objetos y sustancias calientes.
Establecer con el adulto mayor y sus cuidadores metas y tareas para lograr niveles óptimos de autocuidado.

Proporcionar educación a los cuidadores sobre:
−Cambios posturales.
−Prevención de úlceras por presión.
−Estimular y enseñar una higiene física correcta.